Una joya venida de París en 1889 para Hotel Continental Palacete 

Esta joya en madera de caoba fue adquirida por la familia Vallet Arnau en la exposición universal de París de 1889.

Al unirse en matrimonio, Pilar Vallet Hernández y José María Malagarriga Miralbell, mis padres, este armario pudo situarse primero en una casa familiar y, más tarde, cuando inauguramos el Continental Palacete, en este lugar privilegiado en plena Rambla de Catalunya.

Este precioso armario se ha convertido en el repositorio de todos los recuerdos maravillosos de nuestra historia hotelera.

Hotel Continental Palacete

Recuerdos de nuestra larga historia en el mundo hotelero

En los estantes de este armario, podemos encontrar cubiertos de plata utilizados antaño, copas de fino cristal grabadas al ácido con “Continental”, ceniceros grabados también con «Hotel Continental» y otras joyas como jarrones de porcelana fina, cristal de bohemia y plata, además de premios y distinciones que el Hotel y la familia han recibido después de tantos años de historia.

Hotel Continental palacete

Tradición familiar hotelera desde 1826

Nuestra tradición en la hotelería nació hace casi dos siglos, en 1826, según un pergamino que puedes ver expuesto en nuestro vestíbulo. Era la época de los mesoneros y taberneros de nuestra ciudad.

Es un orgullo para nuestra familia seguir conservando nuestros dos hoteles: el Continental Barcelona en La Rambla 138 y el Continental Palacete en Rambla de Catalunya 30.

Nuestra vocación de servicio y nuestra profesionalidad se han ido perfeccionando generación tras generación para seguir ofreciendo y recibiendo a nuestros estimados huéspedes, gracias, por supuesto, a nuestro personal sin la implicación y compromiso del cual hubiera sido imposible llegar hasta aquí.

bar automatic Hotel Continental Barcelona

Un recuerdo especial refleja el espíritu innovador de nuestra familia

En el “armario negro”, así lo hemos llamado siempre en casa, encontramos un recuerdo muy singular: las monedas del “Bar automático”. Fue el primer bar autoservicio de Barcelona que organizó nuestro abuelo en el la planta baja del Hotel Continental, en Ramblas 140 en el año 1932. Un bar expendedor de bebidas y bocadillos que para la época, era una absoluta novedad!

Seguimos innovando y esforzándonos para ofrecerte la mejor estancia en Barcelona!

El sabor de lo familiar y auténtico, la experiencia acumulada, la vocación de servicio, el trabajo incansable y las ganas de seguir adelante día a día para ofrecerte lo mejor son nuestra motivación de cada día.

¡Esperamos poder recibirte y cuidarte cuando visites nuestra querida Barcelona!