Barcelona,  Culture

“Las 2 serán las 3” y otros desajustes

Una vez más las 2 serán las 3. Todos los smartphones, tabletas y otros gadgets españoles saltarán una hora en el tiempo y de repente, a lo Micheal J. Fox, las dos de la madrugada del del sábado 26 al domingo 27 pasarán a ser las 3. ¡Ojo! Todo aquel aparato que no sea “smart algo” tendrá que ser ajustado manualmente. cambio-de-hora1

Esto no es nada nuevo, sino algo que aun hay que recordar.
Sin embargo, este hecho despierta curiosidad.

Llamamos cambio de hora de verano-invierno al adelanto y atraso de una hora que realizamos cada primavera y otoño respectivamente. Esta es una medida que llevan a cabo unos 70 países en todo el mundo. Aún así, por ejemplo, si el día tiene 24 horas, ¿por qué existen hasta 40 zonas horarias? ¿Por qué Japón es el único país industrializado que no practica este cambio? Y más lo que es más intrigante aun, ¿qué hora es en el espacio?

Resulta paradójico que la respuesta más sencilla de entender haya sido sobre la hora fuera del planeta Tierra. Quizás porque se trata de una explicación científica, empírica. Sin influencias políticas ni intereses económicos (no. no nos valga la redundancia).

En el caso de las 40 zonas horarias, esto se produce porque muchos países no se limitan a añadir una hora al tiempo universal coordinado (UTC) sino que añaden fracciones como media hora o 45 minutos. Tal es el caso de Nepal, por ejemplo, que suma 5 horas y 45 minutos al tiempo universal, solo para adelantarse un cuarto de hora a sus vecinos de La India, que suman 5:30.
Existe también el caso del Estado de Indiana (EEUU), donde algunos estudiantes pasan por dos cambios de hora en el trayecto de autobús a la escuela y vuelta a casa. O Rusia que solo pasa por un cambio de hora de verano al año.
A partir de una ordenanza en 1886, que se emitió en respuesta a la confusión que surgió tras la adopción de los medios de transporte, el tiempo estándar de Japón se fijó en 9 horas de adelanto con respecto a la hora de Greenwich (UTC no se había establecido todavía). Resulta que, por ejemplo, hay aproximadamente 5 grados de diferencia en términos de longitud entre Tokio y Osaka, y a causa de este método de establecer la hora, un tren que saliera de Tokio llegaría a Osaka 20 minutos antes de la hora en Tokio.

A lo largo de la historia y en todo el mundo, han sido muchos los motivos por los cuales un país o una región concretos han dedicido aplicar ajustes en sus relojes. Desde los intereses de los agricultores en el siglo XIX, pasando por la crisis del petróleo en 1973, hasta el debate aun hoy abierto sobre el ahorro o no de energia mediante estos cambios.

En definitiva y para abreviar, parece mucho menos complicado entender la teoría de la relatividad especial de Newton que todos estos desajustes de los relojes terrestres. Ahora bien, lo importante y grave es que esta madrugada hacia el domingo 27 las 2 pasarán a ser las 3, con lo cual vamos a dormir una hora menos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.